+54 11 4718-1140 info@cuartocreciente.edu.ar

Geografía en 5to. grado: Poner los pies sobre la tierra

El cóndor pasaEl cóndor pasa
Por Marisol Quintas (Maestra de Quinto Grado)

 

“El niño muestra motivación y aspiración a salir hacia el mundo que lo rodea, a hacerse una imagen única del mundo como parte de la conquista de una identidad singular. Esta es una parte del anhelo de la humanidad y su capacidad de individualización. Cada niño ha de integrar una imagen del mundo con una conciencia corporal, para saber dónde está y quién es.” (Brierley.” Teaching geography en waldorf education anthropos academy)
El eje de la enseñanza de la geografía consiste en comenzar en el mundo conocido y proceder hacia el mundo desconocido antes de volver otra vez hacia el que ya conocemos. Es un viaje de descubrimiento.

La geografía es un área que invita a los niños a “poner los pies sobre la tierra” y por lo tanto prepararlos para la madurez terrestre. Durante los dos primeros años de primaria los niños tienen una conciencia relativamente soñadora del mundo, como una totalidad. El hecho de aprender sobre su entorno los lleva hacia percepciones más despiertas y diferenciadas. Hasta los 7 u 8 años esta unidad existe por sí misma y después hay que cultivarla por medio del contacto creciente con el mundo. Descripciones vivas acerca de los lugares a estudiar. Estas descripciones son complementadas por actividades prácticas como el trabajo con la tierra, la siembra, la cosecha. La manera en como esto se resuelva dependerá de cómo es la naturaleza de la zona en la que viven. Para establecer la relación con la naturaleza es necesario ir más allá de la intelectualización, incorporar la vivencia es la pieza clave.

Para la pedagogía Waldorf es de gran importancia articular este aprendizaje con el desarrollo intelectual, físico y espiritual, a través de la experimentación directa de lo que se abarca. Los niños aprenden sobre el mundo pero de un modo en que los sentimientos estén vinculados con el conocimiento respectivo.

La geografía despierta en los niños el interés por el mundo y coraje para la vida. Han de aprender a entender la tierra como un espacio natural con ritmos vitales específicos que rodean a los seres humanos, pero que también pueden cambiar por la actividad económica y cultural.
Si bien todas las clases dan conocimiento sobre la vida, comenzar en 4to grado con la geografía local es un aspecto importante en los estudios del entorno. Desde grados anteriores hemos venido trabajando en los vínculos con la naturaleza y procesos de trabajos para obtener elementos en particular, como por ejemplo lo es el trigo. Al abordar la época , la atención se enfoca en el espacio y en el tiempo. Se abre una nueva fuente de conocimiento más concreta. Se muestra a los niños el entorno inmediato, como lo es la casa que habitan, la localidad y la provincia, en un comienzo y luego se continúa con el estudio del país en el que viven para que en un momento posterior se expanda hacia el continente, en su desarrollo geográfico-espacial e histórico-temporal, hasta el momento actual. Con estos estudios, su relación con el mundo se transformará en un sentido de pertenencia tanto social como espacial.

Algunos aspectos en los que se trabaja abordando ésta época son los puntos cardinales, la observación del sol como método para reconocer esos puntos cardinales, poder recrear los espacios de la escuela a vista de pájaro, ver las calles que la rodean, cómo llegar desde un punto en particular, etc. Trabajando sobre estas propuestas de manera vivencial realizando maquetas y modelados que nos muestren esas miradas de manera integral.
En 5to grado, pensando en la forma de vivenciar la geografía argentina que nos convocaba, sobrevoló nuestros pensamientos y nuestro sentir un cóndor que estaba dispuesto a pintarnos la República Argentina, con colores y palabras, ayudándonos a trasladarnos a cada región abriendo nuestros sentidos.

La obra” El Cóndor pasa” surge de la propuesta de vivenciar ésta época. Esta mirada sobre nuestro país se comenzó a trabajar pensando en los cuatro elementos que claramente se extienden a lo largo y a lo ancho de nuestro territorio. El norte con el fuego, el litoral con el agua, el sur trae el aire y el centro del país la tierra. Bajo estos conceptos comenzó a trabajarse cada imagen con la historia de un niño peregrino que es acompañado por este pájaro, en el conocimiento de estas tierras, su clima, su vegetación.
A su vez cada región fue enlazada con la música y sus orígenes en cada lugar, la influencia musical que recibió nos trasladó en esta vivencia a cada región del país. La composición de sonidos que acompañan la obra de la mano de algunos padres de la escuela que se dispusieron a viajar con este cóndor y este niño, nos sostuvieron en este emprendimiento.

Cada día de esta época fue un tesoro, los niños revelaron sus ganas de aprender más, surgían nuevas preguntas que desde la pedagogía Waldorf, generar en los niños la pregunta, se convertirá en deseo y cuando está el deseo la manera de vincularse con el aprendizaje es mucho más rica.

El Cóndor Pasa

Publicada en Revista La Ronda, Edición Primavera – Verano 2017.
Revista de distribución gratuita de la Escuela Waldorf Cuarto Creciente