+54 11 4718-1140 info@cuartocreciente.edu.ar

ASOCIACIÓN CIVIL LUNA NUEVA

Cuarto Creciente no es una escuela privada, a cargo de un único propietario físico que recibe ganancias de una inversión previa. Cuarto Creciente no es un emprendimiento económico.

Cuarto Creciente es el sueño de una licenciada en filosofía que sentía a en su corazón la necesidad de una educación que no apelara meramente a lo intelectual, sino que contempla al ser humano completo, con sus emociones y su destino en el mundo, su alma, su espíritu. Así, en el living de su casa, Ana María Fierro dio vida a este sueño; a esta escuela, Cuarto Creciente, que hoy, a más de veinte años de aquel inicio, sigue siendo el cuenco en donde cada año nuestros niños crecen a puro amor y sacrificio, igual que ella.

Con el paso del tiempo, Ana Fierro cedió la titularidad del impulso a la Asociación Civil Luna Nueva, entidad propietaria hoy, conformada por los padres y maestros de la escuela, asociados libremente en nombre de los niños, los verdaderos dueños de la escuela.

Desde entonces, estamos en el largo proceso de entretejer las individualidades para conformar un cuerpo único que, contemplando las diversidades, pueda funcionar como un organismo vivo.

Cada impulso social es hoy, hijo de aquellos que se reúnen para darle vida, sostenerlo y posibilitar su crecimiento. Nuestra escuela, para poder funcionar, depende de nuestros espacios de encuentro, trabajo y gestión.

Nuestra tarea se reparte en comisiones de trabajo:

El cuerpo colegiado asume la conducción pedagógica y la concreción del acto pedagógico, obrando en conjunto sobre la planificación del proyecto pedagógico y plasmándolo.

La comisión de administración se ocupa de que las cuentas sean fluidas y claras para cubrir los costos y demandas de llevar adelante el proyecto educativo.

La comisión de aportes se ocupa de atender los casos de dificultad económica, para que el presupuesto no sufra desbalances y queden sin cubrir los costos necesarios para seguir funcionando.

La comisión de eventos nos alegra el corazón convirtiendo la escuela en una fiesta cada vez que se puede, para encontrarnos y también para generar fondos extras que sostengan el impulso. Organizan y gestionan cada evento, desde lo artístico hasta lo práctico.

La comisión de mantenimiento cuida que nuestros días en la escuela jugando y aprendiendo sean seguros y cómodos. Bancos, paredes, baños, puertas, todo lo que necesita reparación, es atendido con presteza. También contamos con jornadas de mantenimiento de la escuela que se realizan con previo aviso y convocan a la participación de todas las familias de la escuela, pertenezcan o no a esta comisión.

La comisión de difusión tiene a cargo la revista comunitaria (La Ronda) e intenta organizar, centralizar y embellecer la información de eventos y actividades hacia el afuera.

La comisión de tienda se encarga de dar vida a la tiendita de la escuela… donde habitan aquellos objetos pedagógicos, juguetes, libros y regalos. Creamos un espacio mágico que además se convierte en un servicio para nuestra comunidad.

La comisión artística nueva comisión que busca reunir las diferentes ideas y propuestas relacionadas con las artes, para que se vuelvan actividades pensadas especialmente para la comunidad.

Todas estas comisiones, además de su funcionamiento individual tienen su punto de encuentro, su corazón, en las reuniones de la Asociación Civil. Aquellos que no trabajan en ninguna de las comisiones, tienen ese día la oportunidad de saber qué va sucediendo en la escuela, de aportar sus ideas, de acompañar el trabajo del que nuestros hijos reciben el fruto diariamente.

Participar de la Asociación Civil no es un trámite ni una obligación. Es la necesidad de poder encontrarnos unos frente a otros para poder darle a nuestra comunidad escolar la forma viva y el corazón que necesita. Para hacer todo esto posible, queremos conocernos y darnos la bienvenida; porque sabemos que reunirse y darse la mano es la manera de encontrar las coincidencias que nos acercan; y que poner en palabras es la tarea necesaria para comprender nuestras diferencias como enriquecedoras, en estos tiempos en donde lo humano se vuelve un aprendizaje urgente.